Nuevos procesos creativos. Manchas, brochazos, supuestamente aleatorias encerradas bajo la línea más incognoscible

Hoy en día, el procedimiento de estampación ha perdido prácticamente todo su propósito primario, más aún, acostumbra a añadirse como técnica propia utilizada por los artistas para ofrecer un punto de vista extraño al tradicional. Es ya un procedimiento más del arte contemporáneo que permite alcanzar un alto nivel en cuanto a la experimentación en nuevos soportes y en cuanto a la consecución de recientes envolturas.

Una de las definiciones más acertadas de la palabra grafísmo nos ilustra perfectamente sobre la obra de Jesús Poveda «Expresividad gráfica en lo que se dice o en cómo se dice». Parece producir continuas grafías o escrituras visuales que pasean entorno a un peculiar análisis de tendencias actuales. Su mirada instintiva le lleva a una reflexión sobre los nuevos medios tecnológicos y como afectan al comportamiento social. Se conceden así pistas entorno a esa cultura popular que pasa inadvertida, gestos sociales que han dejado su extravagancia atrás o algunas de las pautas comunicativas que hace solo pocos años no se hubieran comprendido. Estas formas asemejan en la realidad al proceso introspectivo que conlleva una inconsciente especulación sobre la fugacidad del tiempo.

La sugerencia de cómo funciona el comportamiento humano se entreve en las posturas (y en las no-posturas) de los anónimos personajes Los aspectos sociológicos, específicamente aquellos que ve el artista, salen a la luz marcados por la línea sinuosa y por el marcado trazo. El rasgo característico del artista que se deja llevar por el gesto, por la revelación más expresiva. Traer a colación la siguiente reflexión del conocido sociólogo P. Bourdieu resulta lo apropiado para ilustrar este fenómeno: «(…) comprender una obra de arte sería comprender la visión del mundo propia del grupo social a partir o para el cual el artista habría compuesto su obra, y que, financiador o destinatario, causa o fin, o ambas cosas a la vez, se habría expresado en cierto modo a través del artista, capaz de explicitar sin tener conciencia de ello verdades o valores de los que el grupo expresado no tiene necesariamente conciencia».

María Ramis Carrasco